sábado, 16 de junio de 2012

Infancia.

Un niño llora
      sin espanto ve hacia la muerte
                y su llanto se colma de madreselvas.

Un niño próximo al abismo
       sueña con amaneceres luminosos
                 su salto es un hecho agónico.

Hoy es tiempo
         y escucha la música de su sollozo.

1 comentario:

Lao dijo...

Ësto es muy agudo Danilo. Precisamente un niño tiene un caudal de fantasía mas grande que un adulto en las situaciones extremas.Es su refugio con el cual viene provisto. Muchos saludos.