jueves, 5 de noviembre de 2009

Repíteme que me amas


- Repíteme que me amas, está vez sin vacilar (Mis ojos estaban llenos de lágrimas).
- No puedo hacerlo, me siento tan inhumano haciéndolo (creía que su mundo era único y diferente al mío).
- Siempre supe que no eras más hipócrita porque mis ojos reflejaban aquella traición que estabas sosteniendo.
- Jamás pude serte del todo sincero. No sólo por el temor que te guardo, sino porque es algo interior, y que se irá cuando tú me des la espalda y empieces a caminar sin retorno.
- Yo nunca propuse algo mas allá del cielo, siempre quise que vueles conmigo sin la ambición de pasar el techo. No quisiera decir que me decepcionaste, ni que te decepcione, pero somos tan ambiguos y todo decae en ese facilismo.
- No puedes, ni podrás decir que no me amaste. Mas todos lo sabemos, tú eres una figura arrastrada en el bolsillo de un mundo que, lo único que hace, nos aplaca contra el cielo. Tú no puedes manejar ni siquiera tu verdad, porque estás lleno de temores y odios, que no te pertenecen. Muchas veces he pensado en cuanto es todo lo que has perdido por culpa de una estupidez tan grande, la estupidez de buscar esa palabra absurda y absorta, metida de improviso en nuestras vidas.
- ¿ De qué hablas? Yo nunca pude sostener una conversación elocuente contigo, siempre fue más de lo mismo. Lo único que utilizas son palabras vacías, tan llenas de aire, sin sentido ni sentimiento. Me hablas de sentimientos, objetos que nunca poseeremos, que nunca podrás poseer. Te conviertes en material solo cuando te miro, no puedes compararte a mí. Sirves con el simple fin de darle lustre a mí vida. Alguna vez Narciso habrá soñado contigo, dejándose escapar por los jardines frondosos que puedes insertar en las mentes menos ávidas de emociones suprasensoriales. ¿Alguna vez pudiste sentir el frío de una lágrima cuando se escurre sobre tu mejilla? ¿Pudiste sentir el peso del destino sobre tus hombros, ya gastados por el paso del tiempo? ¿Lograste estirar tus brazos y sentir el calido abrigo que solo los brazos de tu amada pueden darte? Cuantas cosas haz perdido amigo mío, lastima que está es la ultima vez que me escucharas.

Con un movimiento violento, le da la espalda a su imagen y se retira de la habitación, congestionado y lleno de ira.

- Jamás podré decir que no te ame… Odio reconocerlo, es verdad (Dejo que las lagrimas se pierdan entre mis labios)

Desesperadamente busca algo entre sus cosas, está excitado y lleno de temor. Termina con su búsqueda, el objeto está en su mano. Lo acerca a su cabeza y dispara…



[Dabuki]





Perteneciente a Solosol...

3 comentarios:

Proyecto sur Merlo dijo...

creo que entiendo al amor, y es solo eso...
ni odios, ni reproches, ni reclamos, ni frios...
pero creo que lo entiendo ahora, no se como sera despues...

23 años de tropiezos y creo que me encuentro en mi mejor momento...

ni tropiezos ni caidas solo amor... ver todo lo que hacemos bajo ese cristal... hasta verlo en las personas que dejamos que nos hieran!

solo amor!

muy crusi pero Rial!

[www.toolerate.blogspot.com]

Regina dijo...

Me encantó. Creo que la magia de la literatura es parir verdades que nos parecen únicas y sin embargo son universales.
Me gusta mucho el sentimiento que transmite lo que escribís, Danilo!

Regi.

Karl Lazaro dijo...

faltó la parte donde decís que la cuchara no existe