miércoles, 12 de mayo de 2010

Oraciones en veredas amarillas

"Las palabras son como monedas, que una vale por muchas como muchas no valen por una." Francisco de Quevedo



Sin un plan b
recorría tus labios con mis dedos.

Mirándote fijamente a los ojos
y proponiéndome no dejar de hacerlo.


Invadido por la culpa
de no tenerte y que seas mía ese momento.


Sé que lo disfrutas
y eso me apena,
serte tan fiel hasta en mi humillación.


Decorado gris y sabanas desparramadas.


Barricadas de almohadas,
entre nosotros pasa el cosmos.

Estás tan hermosa
mereces que te toque. Y te sienta.


¿Alguna vez te enamoraste de lo que digo?

¿Te tengo lejos en la misma cama?


Para de tomar cerveza.

No, seguí tomando.

Creo que es mejor así.


Volcaste más de una vez mi alma
para poder ser vos.

Y yo sigo intacto entre mis emociones,
esperando el reflejo en tus labios.


Muerdo mis dedos llenos de tu salvia,

sabiduría,

secretos (según cuentan algunos)

y tantos demasiados.


Escucho una pronunciación extraña

en tus lamentos.

Esa voz opaca que arranca tus palabras

desde el más recóndito extremo de tu cuerpo.


Oscura y eterna necedad.

Tiempo y ser.

Cielo eterno.

Lleno de ilusiones y deseos.


Quisiera ser libre

y mí ser está valuado

en las lagrimas que dejo caer...



Teodoro Duarte.

4 comentarios:

Toolerate dijo...

me mato la descripcion!!!

se de que hablas aunque no hablemos el mismo lenguaje, aunque no vea lo mismo!

aunque...

Matias B. dijo...

Muy

muy bueno..

muy

Zuno- dijo...

muy bueno!

Karl Lazaro dijo...

llorón

me gustó esto:

"Barricadas de almohadas,
entre nosotros pasa el cosmos."

PD: si no sos llorón tu ser no vale nada, según vos. :P

así que cuanto más llorón más valuado. Es cómo con el queso, cuanto más queso más agujeros y cuanto más agujeros menos queso
o sea cuanto más queso menos queso.

:/

Jajaja.

eso por hacerme leer cuando acabo de comer un gallo sacrificado en un ritual umbanda.

....