martes, 17 de mayo de 2011

Se suicidó un poeta

Murió un poeta,
no resistió más el mundo
y el peso del sentir
que lo agobiaba.

Un poeta se asesinó
dejando atrás a todos aquellos
que lo querían,
que lo admiraban,
dejó atrás todo aquello
que lo hacía parte del montón.

Hoy lo lloran los demagogos,
aquellos que no lo sintieron jamás,
juntándose para comentar lo sucedido

Un tiro en la sien y fin de la trama,

nacían esas palabras de cada uno de ellos,
viendo a la muerte como algo lejano y vulgar.
Ellos comen su carne sin dar mordisco alguno,

Se suicidó un poeta,
en su casta vida escribió bastante
(Según dicen, ¿Quienes?)
y no dejo marca de lo que fue.

Solo se sabe que murió un poeta,
todos lo lloran,
se voló la sien de un disparo


Teodoro Duarte

5 comentarios:

Pato dijo...

Qué bueno está el poema, pero vos no te mates, necesitamos muchos poetas para soportar el peso de este mundo en el que vivimos.

Ojos de poetas, manos de poetas, letras de poetas, tiros de poetas (que fallen, que no den en el blanco perfecto, que sólo lleguen al corazón como inspiración)

Un saludo!

Matias B. dijo...

Está excelente Dani!
Aunque me parece que esa imagen romantico-trágica del poeta/artista no me cabe tanto. El artista elige su camino. Y sabe lo que le espera. Como dice Charles: el mundo no quiere orejas, quiere dinero.
El mundo es esa puta, Dani. Y hay que hacerlo mierda.

Igual, me encantó el ritmo en el que está escrito. Y más allá de todo, es cierto.. hay gente mejor que no nació para este mundo de mierda.

Un abrazo!

M.B

Anónimo dijo...

hace rato que no leía algo tuyo ... nunca dejas de impresionarme ...saludos

Matias B. dijo...

epic

Lau dijo...

qué buen blog! como pocos!