domingo, 17 de octubre de 2010

El clamor de tu Dios.

"Las monjas son como las otras mujeres. Lo que las diferencia es su espasmódica excitación ante un hombre que, según sienten, las toca en todo momento". Danilo Zárate Pacheco.


Tu respiración
hace enloquecer.
Vos sos mi pecado

Monjita mía,
no quiero que te vayas.
Vení a bailar al infierno.

Somos pocos los perros
y nos destrozamos
por dentro.

Vení a mi infierno
Monjita mía
y mostrame tu cielo.

Haceme sentir digno
del clamor de tu Dios.
Tus lágrimas transparentes
te demuestran avergonzada
por derramar tu dulce néctar.

Baja con nosotros
Monjita mía,
el cielo es nuestro grito.
Y nuestro grito está prendido en rojo.

Teodoro Duarte.



7 comentarios:

anis dijo...

"monguita mía"




(...)

Anna Chinaski dijo...

"Well, maybe God himself is lost and needs help..." Tom Waits

Yolanda Valenzuela dijo...

Logrado, me gusto mucho,un texto lleno de matices y rico en expresión sencilla pero directa.

Teodoro te adoro ;)

Caro Pé dijo...

faaaaaaaaaaaa, que buen texto, bien construido, aunque calculo que como todas las cosas buenas, el texto salió así derepente con la inspiración que te vino a visitar.

Matias B. dijo...

No sé por qué pareciera que te cuesta arrancar un texto.

Pero la puta madre esto tiene unas imágenes que te robaría sin ningún escrúpulo.

Somos pocos los perros.

Los últimos versos? sublimes.

Saludos, salchichón berretin..

miracles dijo...

MUY BUENO

Anónimo dijo...

ha q buen escrito ... que blasfemo XD va con onda muy bueno, segui escribienod que quiero leer mas